Johann Wolfgang Goethe

"Cuán insensato es el hombre que deja transcurrir el tiempo estérilmente."

Sunday, October 17, 2010

Sólo es feliz aquel que se quiere a uno mismo

Día a día, no nos cansamos nunca de repetirnos que si "NO nos queremos nosotros, ¿quién nos va a querer?". Este topicazo va más allá que la simple autoestima de cada uno o el mero hecho de creer en una frase que sin lugar a dudas tiene razón en lo que expresa. Es conocerse a uno mismo, ser congruente con lo que haces, dices, piensas y das a entender. Es difícil, supongo (y espero) que se aprenda poco a poco con los años y la experiencia...
Todos los errores cometidos, me sirven para entenderme, saber porqué actué de esa forma y cuáles fueron los incentivos que me hicieron hacerlo. NO lo llamaría errores, más bien fueron actuaciones sin sentido que no me llevaron a ninguna parte. Ni siquiera al desastre, porque todo tiene arreglo si uno quiere o pide ayuda y la ha tenido. Me considero pues, afortunada por ello, supongo.
Cuándo escucho a gente decir que no saben qué hacer con su futuro, me río por dentro, 
¡Nadie lo sabe!
Habrá gente que tenga planes de futuro más o menos claros, pero ¿quién sabe lo que harán más tarde? Más nos vale tener claro lo que queremos en estos momentos, y no proyectarnos tan lejos, puesto que los giros de 360º están ahí,  y la vida nos la construimos hasta un cierto punto. NO creo en las barreras, porque las salto si me da la gana; con esto quiero decir que una barrera no me impone si de verdad quiero sobrepasarla. Sin embargo, si que creo en las circunstancias y las causas fuera de nuestro alcance, que hacen que cambiemos de opinión o de objetivos. En francés se denominan "contraintes" y no encuentro palabra más específica para referirme a lo que quiero dar a entender. 
Decisiones que tomamos día a día, algunas nos parecen importantes y otras no.
¿qué desayuno hoy? (eso no es relevante ¿no?)
¿qué toca estudiar hoy?¿cómo me organizo?
¿sacrifico la "fiesta/ocio" por el estudio o compagino los dos de la mejor manera posible?
¿Y si voy a ver a aquel familiar, ya sea abuelo, tío... que nunca veo y que seguro que se sumerge en suma alegría al verme aparecer por sorpresa?

A veces nos da pena no habernos despedido de aquella persona a la que nunca veíamos pero que antaño habíamos compartido momentos inolvidables con ella. Los acontecimientos importantes siempre te pillan de imprevisto. ¿Por qué no ser mas listo/a que ellos? ¿o al menos intentarlo?