Johann Wolfgang Goethe

"Cuán insensato es el hombre que deja transcurrir el tiempo estérilmente."

Thursday, September 29, 2011

Y me envenenan los besos que voy dando, y sin embargo cuando duermo sin ti, contigo sueño.
Y si te vas, me voy por los tejados, como un gato sin dueño,
perdido en el pañuelo de amargura.


Dolor que recae sobre mi cuerpo, al levantarme cada mañana sin objetivo marcado.
Sin sueños no hay futuro, ni sonrisa.
Y es que no hay peor vida que la que no lleva risa.


No hay que esperar a que pase el tiempo y llegue la nieve para que con su abrigo  blanco cubra la negrura de esta amargura.
Actívate antes de perder más segundos profundos, invierte tu tiempo en ti, y deja el pasado que se hunda por las cloacas.

Friday, September 23, 2011

Hoy empieza la cuenta atrás. 
Primer día de otoño,
la piel en escamas, cae como hojas revenidas sobre la solapa de recuerdos de mi maleta caducada.
31/10/2010. Primer cruce de miradas, una noche insólita llena de acontecimientos.
Estoy desganada, resignada y sin esperanza ya,
pero nunca se sabe. 
Mientras tanto, cada comienzo de otoño, seguiré contando los días hasta que nos volvamos a ver.

Saturday, September 17, 2011

Tengo y no tengo 
Pienso y no pienso
Digo y no digo
Hablo y no hablo


----¿Bueno y qué? ¿Qué pasa si la duda mancha mis actos y por mucho jabón que le eche no se limpia?


Me encanta dudar. 
Adoro las 2 posibilidades, el antónimo, la capacidad de decisión. 


----Mentira.


Las cosas claras y el café oscuro.


Cuando tengo porque lo tengo y ya no me importa, cuando lo pierdo, lo he perdido y lo quiero, pero ya no lo tengo.
Si pienso, embrutezco mis sentimientos, si no pienso me dejo llevar por el barranco de las emociones y salgo perdiendo.
Cuando digo no pienso y si digo pensando mejor que no lo hubiese dicho...
Hablar por hablar, o no hablar.
Y de qué hablar, dependiendo de con quien.


Al final, es mejor no hacer NADA.


Pero esa claramente no es la solución.


Solución exacta no hay, pero si hablamos de exactitud, ahora mismo son exactamente las 2:30 am, estoy tumbada en mi cama, pensando y no pensando, hablando sin hablar, diciendo sin decir y solucionando mi porvenir. 

Thursday, September 15, 2011

11 cosas que adoro.

1. que el chico que me gusta me haga reír 
2. hacer reír a mis amigo/as
3. ver sonreír a mi madre y a mi padre 
4. arroparme junto a la persona que quiero y despertar con el primer rayo de luz de su habitación, sabiendo que él está al otro lado
5. besar apasionadamente hasta que se me desgasten los labios 
6. correr hasta no poder más, y sentir que he echado fuera toda la contaminación
7. mojar las galletas con la leche  
8. que se me ponga la carne de gallina viendo escenas de amor 
10. emocionarme cuando leo una frase o un extracto de un libro 
11. sentirme la chica más afortunada del mundo
El camino es lo que importa, no el destino.
Soy tan torpe que incontables veces he tropezado, y las que me quedan; pero el punto de partida ya está tomado, me dan igual las turbulencias. Me gusta el peligro, el riesgo y los momentos inesperados.
Los besos de despedida son los más intensos, pero los de llegada los más sentidos, y los que se dan durante el viaje, esos besos son los que hacen que se me ponga la piel de gallina cada vez que intento sentirlos de nuevo. 



Ver es engañoso sentir es real.
Lamentarse y esperar a que el tiempo pase, sin solucionar los pequeños errores, o sin enmendar las cosas que no hemos hecho o no hemos sabido hacer, NO ME SIRVE.
Echo de menos la libertad, la vida por la vida, la risa sin sentido.


Quiero levantarme por la mañana, abrir los ojos con pereza y recorrer el pasillo con la sensación de que va a ser el inicio de una nueva etapa. 
Una etapa en la que ya no soy débil, ya no soy insegura, y vivo cada momento como si fuese el último rayo de luz de la tarde.


"No me va lo normal". 
No pienso rendirme, porque mañana por la mañana lo primero que voy a hacer es sonreír, pues empieza la nueva etapa.






Friday, September 9, 2011



Una vez dijiste: "espero que no te enamores aunque vayamos a este ritmo",  y yo sonreí, miré a otro lado, como si nada hubiese escuchado. 
No pronuncié palabra alguna. 
Pero esa frase se quedó plasmada en el pecho de mi memoria, atravesando todos los momentos vividos junto a ti, despedazando en una milésima de segundo cualquier escama de alegría de mi interior y dejándome seca, errando por las sombras de una soledad que vivía escondida por mis ilusiones.
Me aterró el hecho de saber que estaba sintiendo y tú me estabas insinuando todo lo contrario, yo era tu objeto, tu capricho de fin de semana. Me enviarías mensajes para poder verme y saber de mí, pero no serías nunca la persona que creí que llegarías a ser. 
Fue esa frase, ese instante el que lo cambió todo. 
No te quise volver a ver, inventando mil excusas cada vez que deseabas verme, llorando junto a mi almohada las noches durmiendo sola, porque había roto mi contrato con el corazón, el de no ser jamás débil y dejar pasar a alguien. 
Quién sabe si esa frase no la pensabas de verdad, quizá si yo no hubiese sido tan tajante hubieras dejado de ser tan frío para poder sentir como yo, pero de qué sirve lamentarse ahora cuando mis lloros ya no llegan pero sí el agobio de no tenerte por más tiempo. 
Puede que haya caído en la tentación de mis sueños irreales, pero estoy cogiendo fuerzas para volver a intentarlo, esta vez llevo armadura, si recibo un mensaje tuyo con ideas de verme, te responderé SÍ; ese SÍ que tanto ansías lo obtendrás, pienso dejarme llevar, porque he sentido, pero ahora he aprendido a controlar lo que mi corazón me pide. 

Thursday, September 8, 2011

Puede que duela, puede que canse, pero sabiendo que puedo, no hay lugar para el descanso. 

Una canción, 
un cartel en la calle, 
una parada de metro, 
una conversación, 
una foto, 
la simple palabra DESEO, me tortura y me agrada dependiendo del momento.  


Un roce,
un abrazo inesperado,
un llanto descontrolado.
Estar a tu lado;
eso es lo que hace que las comisuras de mis labios se estiren como si de una goma infinita se tratase,
mis ojos inesperadamente irradian luz y resplandor,
y cuando me hablas,
sobran esas palabras,
porque no hay nada como poder saber que alguien te desea solo con mirarle a los ojos.
Eramos tú y yo, 
una noche de invierno,
hacía frío y tu piel desprendía un calor extasiador.
Tus dedos entrelazados con los míos, mi mano derecha rozando los lóbulos de tus orejas,
bajaba lentamente hacia tu cuello, y con timidez un beso dulce y placentero plasmaba mi cariño en tu pecho. 
Todo eso se quebró, llegó la primavera arrasadora, y a mí se me marchitó la esperanza, mientras todo lo demás florecía.
Dejé que los recuerdos me comieran por dentro, como una lombriz que cava un foso para encubar sus larvas. 
-AHORA.


Me cuesta levantarme día a día sabiendo que no estás a mi lado y que seguramente (no me gusta la palabra jamás), no lo estarás nunca más.
Mis paseos por la ciudad, 
mis andares por la universidad, 
cualquier conversación, deriva en tristeza escondida, y anhelo reprimido. 
Me digo a mí misma que todo se supera, que nada es imposible, pero los tópicos no me sirven.
Poco a poco veo resultados, a veces sonrío y no es un momento falso, a veces duermo y no tengo pesadillas, a veces tengo ganas de que llegue el día siguiente para hacer algo, pero solo a veces. 
El resto de las veces sigo queriendo encerrarme bajo las sábanas y no salir para poder soñar y soñar sin darme cuenta de que no estoy viviendo una realidad. 

Saturday, September 3, 2011

Es raro, como poco a poco uno se va dando cuenta de lo que valen las personas,
cuándo en un inicio no apostabas TANTO por ellas.
A lo largo de los años aprendes a distinguir entre quién quiere el bien para ti, y quien se desvive por que estés bien. 

Friday, September 2, 2011

http://blogs.vogue.es/stylishdisorientation/2011/09/white-blazer-red-shoes/

Louboutin

Valentino