Johann Wolfgang Goethe

"Cuán insensato es el hombre que deja transcurrir el tiempo estérilmente."

Wednesday, December 14, 2011

Cuando escucho la palabra lealtad vienen a mi mente millones de connotaciones.
Lealtad en economía, lealtad en la familia, lealtad en la amistad, lealtad en los contratos (cualquier contrato, aunque sea comprar un café en el bar de en frente), lealtad en las relaciones donde se riega una planta que crece y es capaz de morir si se rompe ese hilo; hilo frío y cruel que muchas veces los seres humanos rompemos. 
Y es que sin saberlo a veces, dejamos que nuestro egoísmo culmine nuestras decisiones, traicionando nuestros valores éticos, moralidad y costumbres de todo ser humano libre pero con algo que ninguna criatura tiene. LA RAZÓN.
Y la razón por la que escribo sobre la lealtad, es porque reiteradas veces somos desleales por causas ajenas y nos duele admitirlo. 
A veces nos dejamos el alma en cuidar a esa persona o en ser personas íntegras y diligentes.
Pero sólo a veces; la mayoría de las demás veces, la tentación nos persigue.


Este post va dedicado a Borja Lee.