Johann Wolfgang Goethe

"Cuán insensato es el hombre que deja transcurrir el tiempo estérilmente."

Tuesday, November 29, 2011

Son las 00:00, le das la calada al último cigarrillo del día mientras estás sentada en el balcón de tu habitación.
Te reincorporas y cierras la ventana que da a la calle llena de farolas; bajas las persianas y parece que otro día más ha finalizado su turno.






La vida es como la ceniza que queda en mi balcón: la ves, la observas, la tiras cada dos caladas; parece un resquiebre de roca color grisáceo moldeado y manipulable; pero si lo tocas con las manos se deshace y sólo queda polvo.
No toques sólo actúa y observa.
Muchas veces nos dejamos llevar por el tacto para saber si es real. Es un error. Antes de todo roce ha de haber razonamiento y conocimiento del instrumento.
La musicalidad de la vida se desploma cuando intentamos manejarla de tal forma que se nos hace polvo entre las manos.
La armonía reside en los rincones más obsoletos y somos nosotros los que tenemos que afrontar esa realidad concatenada que se descubre con paciencia y mucha atención a los detalles.