Johann Wolfgang Goethe

"Cuán insensato es el hombre que deja transcurrir el tiempo estérilmente."

Thursday, November 24, 2011

tre metri sopra il cielo - I can fly



Aquella dulce chica vivía una vida normal de estudiante de instituto a punto de graduarse.
Un día, le conoció y todo dio un vuelco.
Juntos vivieron un romance incontrolable, insostenible; tan lleno de pasión y emociones que ni las lágrimas servirían para expresar su final.
Conocieron lo que era ser uno mismo; juntos formaban el idilio de cualquier ser humano. Se complementaban hasta saciarse.
Pensaron que jamás abandonarían y que su amor no se resquebrajaría por mucho que los dos perteneciesen a universos paralelos e inversos.
Finalmente ella se entregó por completo a él, y él le descubrió una parte de su mundo que jamás hubiese sospechado que existía.
Hicieron el amor hasta que sus cuerpos crearon la figura más iluminada del universo.
Discutieron en numerosas ocasiones, pero se amaban de tal forma, que les dolía aún más el no verse.
Pasado un tiempo, algo estruendoso sucedió, y lo cambió todo.
Ella jamás volvería a confiar en él.
Se -ACABÓ-
Todo tiene un fin. El fin llegó porque era el momento preciso para que aquel idilio quebrase.
Cogió su moto y se fue a Londres, dejando a una joven adolescente que acababa de terminar una historia que sólo los libros poseen; con la diferencia de que la suya fue real.
Ese amor cambió las vidas de los dos amantes, haciendo que el dolor permaneciese de forma perpétua, dado que jamás se olvida a quien tanto has amado.