Johann Wolfgang Goethe

"Cuán insensato es el hombre que deja transcurrir el tiempo estérilmente."

Saturday, November 19, 2011

Un día se levantó antes de lo previsto, miró el reloj y decidió volver a tumbarse en la cama.
Al ver que el sueño no volvía, se enderezó y fue directamente a la cocina a desayunar.
Una vez aseada, decidió salir a dar un paseo.
Ella era guapa, delgada y muy vergonzosa, aunque poco precavida.
De repente, alguien le tocó el hombro. Pensó unos instantes si darse la vuelta y mirar o huir ante el miedo.
Se decantó por la primera opción y vio ante ella a lo que era "su ángel".
Aquel ángel le dijo: 
- Es hora de que empieces tu vida, eres joven, guapa e inteligente; pero tienes algo que nadie posee: eres la persona más creativa de este mundo. Así es que, crea tu mundo, no te dejes absorber por él y caigas en el anonimato por no creer en tí misma.


La chica estaba perpleja ante aquel ángel que resplandecía como el sol de media tarde.
Ella le preguntó si era real  lo que estaba viendo, a lo que el ángel contestó:


- Me llamo Nathifa y estoy aquí para que puedas desahogarte y contarme tus sentimientos, pero estoy cansada de que siempre escribas y luego no actúes. Haz lo que debes de hacer.


-¿Y qué se supone que debo hacer?


- VIVE YA DE UNA VEZ


Un umbral de humo cubrió la calle y el ángel desapareció.
la chica miró hacia todas las direcciones para encontrarle de nuevo, pero fue en vano.


En su mente, quedó escrita la frase "vive ya de una vez". 
Cuando llegó a su casa tras su paseo fantasmeado, se tumbó en la cama y empezó a pensar sobre lo que era vivir. No encontró respuesta alguna, pero a partir de ese día todo fue cambiando poco a poco.


Ella reía, creía que todos los días eran una maravilla, porque nada era tan malo como la gente lo exponía. Decidió crear su mundo (que no era fantasioso) y disfrutar de todos los momentos que vivía, sabiendo que jamás se repetirían. Nada era tan perverso ni tan preocupante como para no saber que ella era capaz de superar los hachazos de la vida.