Johann Wolfgang Goethe

"Cuán insensato es el hombre que deja transcurrir el tiempo estérilmente."

Wednesday, October 5, 2011

Un café, un cigarrillo y un sol que acalora mi quebradero de cabeza. 
Tras esos cinco minutos de pausa, levanto mis posaderas del suelo cálido de la terraza y me asiento de nuevo ante los apuntes de derecho.
Esta vez habla de contratos. Artículos 1254 y siguientes del Código Civil Español.
No puedo evitar que mis pensamientos se evadan hacia fantasías inverosímiles propias de una locura en alza.
Mi contrato con la vida no fue vivirla como ella quisiera.
No soy aceptante, por lo cual, reclamo indemnización por daños y perjuicios.
Está claro que ella es tan "todo poderosa" que ni el Tribunal Constitucional pondrá remedio a tal causa.
Tendré que ser yo la que se ocupe de saldar cuentas (de forma legal por supuesto).
Pues que te quede claro "cariño":
-No acepto que me trates como una novata y me gastes bromas del tipo, serás infeliz de forma indeterminada.
-No acepto que me prives del amor, poniendo como excusa que soy un "bicho raro" a quién nadie entiende.
-No acepto que me quites mis ilusiones, puesto que son mías y de nadie más.


En esta cláusula cuyo nombre prefiero no acordarme, declaro que vuelvo a levantarme de la caída al vacío, siendo consciente de que los resultados no serán observables ni ahora ni mañana, pero si no lo hago yo, nadie lo hará. 
Hoy estaré decaída, mañana igual algo mejor, IMPOSSIBLE IT'S NOTHING, JUST DO IT. Parece el slogan de Nike (porque lo es), pero me gusta, y lleva toda la razón del mundo.
Mundo que nos encoge hasta hacernos diminutos e indefensos.
Mundo al que no estoy dispuesta a sucumbir.
Tengo hambre y te pienso comer.