Johann Wolfgang Goethe

"Cuán insensato es el hombre que deja transcurrir el tiempo estérilmente."

Wednesday, November 17, 2010

Free

Las 6:30.
Suena.
Me levanto.
Corro.
Me voy.
Aquí estoy, en un tren en ¿huelga?
90 personas en clase.
Hoy tenemos (sólo) una hora.
Me arriesgo a decir que no seremos más de 20 los que hayamos decidido asistir, 10 los que vallamos.
Prolongación de mi brazo es ya el libro de Curso de Historia del Derecho. La razón más razonable es que un examen se avecina el viernes. Nervios,
 ¿para qué?
¿Que cómo lo llevo? Esa es la pregunta del millón… Siempre contesto lo mismo:
“más o menos bien”.
Hoy me siento frustrada, acorralada, sin libertad.
Quisiera irme a dar una vuelta por los jardines de Sabatini, comerme un bocadillo de jamón ibérico y tomate mientras leo el libro QUE QUIERO LEER.
Estar sola por un rato (largo), sin las 90 voces que retumban todo el día en mis oídos, como si yo lo supiese todo.  
¿Quién os habéis pensado que soy?
No soy más nada que vosotros.
Poned el oído e intentad escuchar que no es tan complicado
Eso quisiera responder cada vez que sus preguntas -ABSURDAS- se repiten como sube y baja un yoyó.
Paciencia. La maravillosa “ciencia” que me resguarda estos últimos meses.
Cuanto más das, más quieren. 
Piensa más en ti.
Ese consejo ya me lo han reiterado varias veces.
Estaré en lo cierto si lo llevo a cabo.
Lo difícil es hacerlo.
Años preocupada sólo en mi, egocéntrica como yo sola…
Busco un término medio.