Johann Wolfgang Goethe

"Cuán insensato es el hombre que deja transcurrir el tiempo estérilmente."

Monday, September 27, 2010

¿Café au lait?

Levantarme por la mañana con el estrépito ruido del monótono despertador, apagar ese cacharro  que se inventó para no llegar tarde a los sitios, saltar de la cama y levantar las persianas de un golpe, sabiendo que no puedo quedarme más en aquel sueño tan intenso al que me estaba dedicando segundos antes...
Volver a la realidad de la mañana, cuando aún no ha salido el sol, ponerme con estrepitoso cuidado las gafas de vista, por miedo a ver algo que no me guste...
Ir corriendo a la cocina a por ese Café con Leche que me acompaña cada mañana con cariño, avivándome y dándome los buenos días con ese sabor amargo-dulce que tan solo él me puede dar. Una de cal y otra de arena, una de café y otra de leche, eso es lo que necesito todos los días de mi vida.
Soy zurda y me levanto con el pie izquierdo, eso no significa que no tenga buenos despertares, cada día que se inicia es una nueva aventura, no es que vea "la Vie en Rose", es solo que no hay que esperar a que llegue el fin de semana para ser feliz, sino vivir el momento, -CADA- momento, cada detalle, nos marca de una forma u otra, ¿quién soy? ¿a dónde voy? esas dos preguntas claves en la vida de todo ser humano, se van respondiendo día a día, con nuestras experiencias y nuestras interpretaciones. 
Con los ojos percibimos algo que nos parece realidad, pero la realidad va más allá de todo eso, SENTIR, esa es la clave de todo. ¿Qué sientes cuándo te levantas? ¿A caso te da igual lo que vaya a suceder en tu día? Porque de eso se trata, de vivir tu día, y no esperar a que termine.