Johann Wolfgang Goethe

"Cuán insensato es el hombre que deja transcurrir el tiempo estérilmente."

Tuesday, October 7, 2014

Sé que soy profesional en jugar con los sentimientos del sexo opuesto.
Incapaz de querer, incapaz de quererme.
Voy haciéndome a la idea de que la vida va tirando de mí en algunas ocasiones, y en otras en cambio soy yo la que tira. Tiro tan fuerte que tenso la cuerda hasta tal punto de no ceder más.
Quisiera que me abrazaran fuerte y me dijeran el camino a seguir, porque me siento perdida, sin rumbo, con una cosa clara: quiero tener mil vidas, por eso hago teatro.
Quiero tener mil hombres a mi alrededor,
Quiero tener mil pares de zapatos,
Quiero tener mil conjuntos de ropa interior.

Odio esas estrías que se marcan en mis muslos y ya ni siquiera intento tapar.
Odio la forma de mis dientes, amarillentos por el tabaco, apiñonados y mal colocados.
Odio la forma de follar de algunos hombres,
la falta de tacto y de sensibilidad al rozar piel con piel.
Odio coger un libro de Derecho y no concentrarme en lo que leo.
Odio a la gente que no escucha.

Adoro mi impulsividad.
Adoro conocer a personas nuevas, mentes abiertas, llenas de fuego.
Adoro cuando nos fumamos un cigarro y nos contamos nuestras vidas.
Adoro sentirme querida (otras veces no).
Adoro levantarme por la mañana y saber que quieres verme.
Adoro leer una obra y sentirme la protagonista, hacerme con ella, vivirla intensamente mientras imagino mi vida si fuera ella.

No soporto sentir que voy a llorar,
sentir que soy débil y que me pueden tocar más allá de donde yo decida.
No soporto recordar la mayor parte de mi vida pasada.
No soporto no entender absolutamente nada y preguntarme absolutamente todo.
No soporto no saber estar sola.